De vuelta a casa…

Hola a todos!!

¿Qué tal las vacaciones de verano?

Yo he estado traquilita en el pueblo de mi madre. Es una delicia y un verdadero paraíso estar en una casa luminosa, con ventanas por todas partes, campo… Después de comer te puedes tumbar en el jardín a dormir la siesta bajo las madreselvas (qué bien huelen). Lo único malo: las moscas y los moscardones, zubando todo el día por encima de tu cabeza…

Aquí os dejo una puesta de sol hecha desde una de las ventanas de la cocina (en la realidad los colores son mucho más vivos y es una maravilla contemplar el horizonte de esa manera)

Me volvieron a regalar Siemprevivas porque, paradojas de la vida, se me mueren. Espero que éstas me duren más, desde luego tienen un aspecto estupendo:

Y aquí los bonitos Dondiegos de noche. Durante el día las flores están cerradas, pero cuando comienza a anochecer se van abriendo poco a poco.

Recibimos también la visita de unos conocidos japoneses: Mayumi-san y su hijo de tres años Kenji-kun, que es incansable e infatigable. Pude practicar algo de japonés (con el niño, que mi nivel no da para más) y aprender cosas nuevas.

También tuve bautizo y en la iglesia hice una foto muy curiosa:

¿Alguien me puede decir qué pinta en una Iglesia (en concreto la Iglesia de la Virgen del Mercado) de León, una bandera de los estados unidos? Me tiene intrigadísima…

Termino el post con una foto de lo que veo cuando voy de copiloto en el coche con el que me mueven en Burgos.

Pues así, a lo tonto casi he contando todo lo que hecho en verano, sin contar mi trabajo y mi súper presentación en powerpoint. Claro que esto fue antes de que el ordenador me hiciera catacrak por tercera vez en un año y medio… Estoy que bufo y que hecho chispas por los ojos.

Gracias Triple M porque estoy escribiendo este post desde tu portátil.

Un saludo!!

Isabel

Anuncios